Björk Digital en Barcelona

Desde los inicios de su carrera, la artista islandesa ha procurado apoyar su producción musical con proyectos que van a la par de los avances tecnológicos y visionarios en la industria de la comunicación. En los años 1990 sus videos musicales se apoyaban de la animación generada por computadora (que era nuevo para ese momento) y del stop-motion bajo la dirección de innovadores directores como Michel Gondry, Chris Cunningham y Spike Jonze.

 

 

En el 2011, Björk apostó al mundo del app, que aún estaba en su momento de auge, al publicar su nuevo proyecto musical Biophilia en forma de aplicación móvil, lo que lo convertiría en el primer album publicado en este formato.

La curiosidad de Björk no se detendría ahí: en el 2015 empezó a experimentar con el VR –virtual reality o realidad virtual– formato con el quizo acompañar su último album Vulnicura publicado hace dos años.

La exposición Björk Digital es la síntesis de esta relación de la artista con la tecnología mientras explora con VR.

El fin de semana pasado tuve la oportunidad de asistir a la exposición en el Centre de Cultura Contemporània de Barcelona – CCCB. La exposición cuenta con distintas salas donde los asistentes utilizan auriculares de realidad virtual Gear VR de Oculus para viajar dentro de los videos musicales del album Vulnicura; todo esto con el estilo vanguardista con el que caracteriza a Björk.

El video VR para la canción Stonemilker te transporta a una playa islandesa donde Björk canta sobre el estado de su último matrimonio y te acompaña mientras se multiplica en frente de ti. En un momento de la canción, hay tres Björk cantando Stonemilker. En la canción Mouth Mantra estás posicionado dentro de la boca de la artista mientras canta las letras sobre el proceso de operación en sus cuerdas vocales que tuvo en 2012.

Una sorpresa de la exposición fue la proyección simultánea, en dos pantallas y con sonido envolvente, de la pieza que acompaña la canción Black Lake dirigido por Andrew Thomas-Huang y rodado en Islandia. Fue comisionado por el Museum of Modern Art – MoMA en 2015.

 

 

He salido de la exposición con gran admiración por la artista por aventurarse a tal tecnología emergente a pesar del estado crudo en el que se encuentra: la resolución del video se ve pixelado y los renders de animación todavía no se ven tan orgánicos. Es cierto que faltan unos años para que sigan puliendo esta tecnología y llevarla a reproducir contenidos en mejor resolución. Aún así, hoy día la realidad virtual ofrece infinitas posibilidades de creación audiovisual como Björk lo ha logrado demostrar con Björk Digital.

La exposición Björk Digital continuará en Barcelona en el CCCB hasta el 22 de octubre.

Los días 23, 24 y 25 de septiembre las entradas tendrán un costo reducido de 10€ por la celebración de La Mercè 2017.